Dejar de fumar: consíguelo por fin con láser

Dejar de fumar: consíguelo por fin con láser

Hoy vamos a hablar de un tema bastante serio pero de actualidad, después de la entrada en vigor de la ley antitabaco 2011: la adicción al tabaco y el hábito de fumar. Dejar de f...

Hoy vamos a hablar de un tema bastante serio pero de actualidad, después de la entrada en vigor de la ley antitabaco 2011: la adicción al tabaco y el hábito de fumar. Dejar de fumar no es algo sencillo, y requiere de mucho esfuerzo y fuerza de voluntad, como todas las dependencias. Y es que aunque a los fumadores nos fastidie reconocerlo, el tabaco es una droga, y como tal, cuesta mucho dejar de fumar. El cigarro electrónico es una opción que cada vez toma más importancia, sobre todo desde que se impuso la nueva ley antitabaco. Pero… ¿queréis saber qué es lo último para dejar de fumar?

Seguro que habéis oído hablar de la hipnosis para dejar de fumar, la acupuntura para dejar de fumar y otras terapias alternativas. Pero lo más moderno dentro de los tratamientos no farmacológicos es la terapia láser, una alternativa muy eficaz, externa, no invasiva e indolora, sin efectos adversos, y en la que según datos de la Clínica Menorca se consigue una efectividad mayor del 80%.

El láser para dejar de fumar es un diodo de baja potencia que eleva el nivel de endorfinas de una manera segura y saludable, a niveles más altos que los producidos por el tabaco o la nicotina.

Hay que saber que el tabaco, como toda sustancia drogodependiente, tiene tres características fundamentales: crea dependencia, cada vez más tolerancia a la sustancia, y una vez se deja de tomar, aparece el síndrome de abstinencia. El láser es una terapia alternativa de elección que te ayuda a superar la adicción. ¿Cómo? Tratando la dependencia física por falta de nicotina y la dependencia psicosocial .

El tratamiento con láser

El tratamiento dura una hora con una charla de modificación del comportamiento, para ayudar al fumador a entender el cambio de vida que va a experimentar y confirmar que realmente quiere dejar de fumar (se debe acudir a la consulta sin haber fumado como mínimo tres horas antes del tratamiento).

Tras la charla el paciente se tumba en una camilla sin cruzar ni brazos ni piernas y se relaja. El láser bioestimula a través de los veintiocho puntos vitales y energéticos el aparato respiratorio, el aparato digestivo, regula el sueño, calma la ansiedad y trata la tristeza. Los puntos son los siguientes:

• veinticuatro puntos en la cabeza (frente, oreja derecha, encima de la oreja derecha, nuca, oreja izquierda, encima de la oreja izquierda y ala nasal izquierda)

• tres puntos en el antebrazo derecho.

• un punto en el pecho, cerca del esternón.

Durante el tratamiento no se aprecia ninguna sensación. Al terminar te sientes muy relajado, y a las pocas horas necesitas descansar, porque induce al sueño. La mayoría de los pacientes, al terminar el tratamiento, descubren que no tienen más ganas de fumar. La ansiedad con que entraron a la consulta habiendo estado tres horas previas sin haber fumado, no existe o ha disminuido considerablemente.

Se realiza en una sola sesión de una hora, y otra sesión a los ocho días aproximadamente de veinte minutos de duración a la que se denomina “de refuerzo”. En ocasiones no es necesaria la sesión de refuerzo, y otras veces, en los casos más extremos, se necesita alguna más. El seguimiento es de tres meses. Si pasado ese tiempo alguien necesitara un refuerzo, si no ha fumado o ha dado sólo unas caladas, se hace una nueva sesión.

El precio: 300 €. Y teniendo en cuenta el precio del tabaco, tomando como media los 3,75 € por paquete, dejarlo tendría el coste de unos 80 paquetes (unos dos meses y medio para quienes fuman un paquete al día). ¿Se os ocurre una inversión mejor en salud?

Yo aún no lo he probado pero lo estoy deseando, y en cuanto lo haga os lo contaré, ¡no lo dudéis!

Descubre la revista

Lo que más inspira en CharHadas