,

Bolsas de los ojos... bye bye!

Bolsas de los ojos... bye bye!

Ya hablamos a fondo de las ojeras… y hoy, por petición expresa de las Hadas Mayores, vamos a hablar de las bolsas de los ojos. Son antiestéticas, nos hacen parecer cansadas y so...

Ya hablamos a fondo de las ojeras… y hoy, por petición expresa de las Hadas Mayores, vamos a hablar de las bolsas de los ojos. Son antiestéticas, nos hacen parecer cansadas y son un verdadero fastidio, sobre todo porque no son fáciles de eliminar. Vamos a conocerlas un poco más y a descubrir cómo acabar con ellas: ¡adiós a las bolsas de los ojos!

Las bolsas aparecen por dos motivos fundamentalmente: retención de líquidos y acumulación de grasa en los párpados, normalmenteen el inferior pero también en el superior, aunque tienen un importante componente genético, contra el que no podemos luchar.

Vayamos por partes. Seguro que habéis oído que si se tienen bolsas en los ojos no conviene utilizar una crema para el contorno de ojos porque las acentúa. ¿Os suena? No es cierto, pero sí lo es que no hay que utilizar cualquier contorno de ojos. Si tiendes a levantarte por las mañanas con bolsas, utilízalo sólo por la mañana, no por la noche, y elige siempre un producto que sea drenante, para ayudar a eliminar líquidos.

Tomar alimentos diuréticos
, como las fresas, la piña, la sandía, los puerros, la cebolla, el ajo o las alcachofas te ayudará a luchar contra la retención de líquidos, y a mejorar las bolsas. Si, además, reduces la cantidad de sal durante la cena, lo notarás mucho, así como si te aficionas a las infusiones diuréticas. Por otra parte, evita frotarte la zona de los ojos, ese gesto tan típico cuando estamos agobiadas o tenemos sueño: la piel del contorno de los ojos es muy fina, y frotarla favorece la aparición de flacidez y bolsas. Otro truco casero muy eficaz son los antifaces de gel que se guardan en el congelador: son fantásticos para momentos puntuales, como después de una larga noche de fiesta (y corta de sueño).

Cuando las bolsas son más acentuadas, la mejor solución pasa por la consulta del médico o el cirujano estético. La liposucción por láser o laserlipólisis es una de las mejores opciones sin las bolsas no son muy pronunciadas, ya que si lo son, aunque se elimine el “relleno” de la bolsa, seguirá quedando la piel flácida tras extraer la grasa. Es una intervención muy sencilla, que se realiza con anestesia local, sin bisturí, sin cicatrices, sólo mediante una fibra óptica (tan delgada como un hilo), que funde la grasa y elimina las bolsas en unos quince minutos. Sin ingresos hospitalarios ni más molestias que el pinchazo, y al cuarto de hora, sales por tu propio pie de la clínica.

Otra opción (el médico estético será quien te diga cuál es la más adecuada para ti) es la blefaroplastia, nombre con el que se conoce la eliminación quirúrgica de las bolsas. Se trata de una sencilla intervención que permite extirpar el exceso de piel sobrante de los párpados, tanto inferior como superior, así como la acumulación de grasa. En el Instituto Médico Láser utilizan el láser Derma K, el más avanzado hoy en día, que además es perfecto porque no deja cicatriz. Se realiza con anestesia local y sedación, y a las dos o tres horas puedes irte a casa por tu propio pie. El tiempo de recuperación total es de una semana.

Y para terminar, como siempre os digo, si decidís haceros un retoquito no acudáis a cualquier sitio: hacedlo siempre a un centro médico de confianza y a un profesional que forme parte de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora. Que hay mucho desalmado suelto…

Descubre la revista

Lo que más inspira en CharHadas