,

Depilación y embarazo

Depilación y embarazo

Los cambios hormonales que se producen durante el embarazo nos afectan en todos los aspectos: emocional, físico… ¡y estético! Así como notamos cambios en el cabello (que veremos...

Los cambios hormonales que se producen durante el embarazo nos afectan en todos los aspectos: emocional, físico… ¡y estético! Así como notamos cambios en el cabello (que veremos próximamente), ocurre lo mismo con el vello corporal. Generalmente, el vello tiende a tener un crecimiento más lento, aunque hay casos en los que ocurre todo lo contrario. Por otra parte, es muy frecuente que aparezca incómodo vello en sitios en que antes no teníamos, como la línea alba (que va del ombligo al pubis), o incluso en el abdomen.

La depilación durante el embarazo es un tema delicado, que hay que llevar con cuidado, ya que tenemos que extremar las precauciones en todos los sentidos. Veamos una por una las formas más comunes de depilación, y si están o no recomendadas en el embarazo.

Depilación láser en el embarazo: aunque los médicos afirman que no está contraindicada y no supone un riesgo para el bebé, no es recomendable depilarse con láser durante el embarazo, ya que el crecimiento del vello es errático, y los efectos podrían ser mucho menores. En cualquier caso, simplemente por precaución, la zona de las ingles y del monte de Venus está totalmente prohibida.

Depilación con cera: aunque no tiene ningún efecto negativo durante el embarazo, si tienes problemas de circulación es mejor que no utilices cera caliente, puesto que de por sí la aplicación de calor directamente sobre la piel favorece la aparición de varices. Posiblemente la mejor opción es la cera tibia ofría, aunque al estar la piel más sensible puede resultar más molesto que habitualmente.

Depilación con cremas: totalmente prohibida, ya que las cremas contienen sustancias químicas que, aunque no está demostrado, no es recomendable aplicar en la piel por si por algún casual pudieran transmitirse al bebé.

Depilación con cuchilla: es, quizá, la más práctica y segura durante el embarazo, ya que no hay calor ni sustancias químicas que puedan suponer algún riesgo.

Aún así, te recomendamos que ante cualquier duda consultes con tu médico, él te dirá cuáles son los métodos que debes evitar durante el embarazo y qué opciones son las más recomendables para ti.

Descubre la revista

Lo que más inspira en CharHadas