,

Labios sanos y bonitos

Labios sanos y bonitos

Los labios son una de las partes más atractivas del rostro, y, sin duda, una de las que más nos gusta explotar a las mujeres. Pero son, también, una de las más delicadas: su fin...

Los labios son una de las partes más atractivas del rostro, y, sin duda, una de las que más nos gusta explotar a las mujeres. Pero son, también, una de las más delicadas: su fina piel es extremadamente sensible, y necesita cuidados constantes.

El primer paso para unos labios perfectos es la hidratación permanente. Acostúmbrate a llevar encima una barra o un tarrito de bálsamo labial, y aplícalo tantas veces como haga falta. Si te gusta utilizar el bálsamo en tarro y aplicarlo con la yema del dedo (es la mejor manera), hazlo siempre con las manos bien limpias. Si no puedes lavarte las manos cada vez, lleva contigo un pincel retráctil y utilízalo para aplicarlo. O elige un protector labial en barra o tubo, así evitarás llevarte las manos sucias a la boca.

En invierno el frío y el viento contribuyen a resecarlos y a deshidratarlos, por eso es tan importante que los hidrates cada vez que sea necesario. Para una protección total elige un producto con protección solar, incluso en los meses de frío.

La exfoliación es también fundamental: si te acostumbras a exfoliar tus labios al menos una vez a la semana evitarás que aparezcan los antiestéticos e incómodos pellejitos. Como la piel de los labios es tan sensible, necesitarás un producto exfoliante específico para ellos.Una opción cómoda y económicaes cepillarlos suavemente con el cepillo de dientes, aproximadamente una vez cada tres días. Quedarán lisos, suaves y libres de células muertas y pieles.

Si tienes grietas profundas, que además de ser dolorosas estropean la imagen de tus labios, puedes hacerte un bálsamo de hidratación intensiva en casa: sólo necesitas aceite de almendras y cera virgen de abejas (puedes comprarlos en un herbolario). Mézclalos en un cazo al fuego y remueve constantemente, hasta que la cera se funda y se mezcle bien. Puedes verterlo en un frasco, y una vez que se enfríe y se solidifique, ya está listo para usar. Si lo utilizas en cataplasma (aplicando una capa gruesa sobre los labios), la curación será aún más rápida.

Y por último, la zona del contorno de los labios es, junto con el contorno de ojos, una de las que antes acusan los primeros signos de la edad, como líneas de expresión y arruguitas, y más aún si fumas: las fumadoras tienden a tener una serie de arrugas paralelas sobre el labio superior que se conocen como “código de barras”. A la hora de ponerte tus cremas y tratamientos específicos no descuides el contorno de labios: el mismo producto que utilizas para el contorno de ojos te puede servir perfectamente.

Descubre la revista

Lo que más inspira en CharHadas