,

El pelo del bebé: ¡Cómo cuidarlo!

El pelo del bebé: ¡Cómo cuidarlo!

Hace poco hablamos del baño del bebé, y hoy nos vamos a centrar en su pelo, ya que requiere cuidados específicos. ¡Lavar el pelo del bebé es una operación delicada! Y es fundame...

Hace poco hablamos del baño del bebé, y hoy nos vamos a centrar en su pelo, ya que requiere cuidados específicos. ¡Lavar el pelo del bebé es una operación delicada! Y es fundamental evitar que el jabón entre en los ojos y los oídos. Hacerlo con mucho cuidado y usar los productos adecuados son las dos reglas para que el bebé tenga un pelo saludable.

Lo primero de todo es elegir un champú especial para bebés, mucho más suave que los normales, y que tenga el ph neutro. Los productos infantiles y para bebés están formulados para no agredir su delicado pelo y no irritar su piel, con mucha tendencia a las reacciones alérgicas. Un truco: para evitar lo más posible una reacción alérgica elige siempre productos sin aroma o, en todo caso, con un aroma muy suave, ya que los perfumes son uno de los principales agentes alérgenos. Por ese motivo, precisamente, para las pieles sensibles de cualquier edad los productos de belleza generalmente no tienen aroma.

El acondicionador no es necesario (ya que el pelito es corto y no se enreda) ni recomendable hasta después de los seis meses de edad. Piensa que con cuantos menos productos esté en contacto la delicada piel del bebé, mejor: menor riesgo de reacciones. Si tiene el pelito muy rizado y se enreda con facilidad, elige un acondicionador para bebés, a ser posible, cómpralo en la farmacia.

Es importante secar muy bien el pelo del bebé después del baño, con una toalla muy suave y sin frotar. El exceso de humedad en el cuero cabelludo puede provocar micosis, sobre todo si se deja el pelo sin secar (por ejemplo, en verano, pensando que así está más fresquito). A la hora de peinarle, elige cepillos con cerdas naturales muy suaves y peines de dientes separados y punta redonda.

Si notas que tu bebé está perdiendo pelo durante los primeros meses, no debes preocuparte, ya que es un proceso totalmente normal que ocurre debido a los ajustes hormonales en su organismo.

Un problema frecuente que preocupa a muchas mamás es la llamada “costra láctea”, unas escamitas del estilo de la caspa que aparecen en el cuero cabelludo del bebé. Se deben a una hormona que la madre pasa al bebé durante el embarazo, y son totalmente normales. Normalmente se caen solas, y suelen desaparecer a partir del tercer mes. No intentes quitárselas, deja que se caigan por sí mismas. Si tienes cualquier duda, lo mejor es acudir directamente al médico.

Descubre la revista

Lo que más inspira en CharHadas