,

El baño de tu bebé

El baño de tu bebé

Bañar al bebé es una de las experiencias rutinarias más divertidas, y una de las mejores maneras de disfrutar juntos, además de una de las más importantes, ya que en todo moment...

Bañar al bebé es una de las experiencias rutinarias más divertidas, y una de las mejores maneras de disfrutar juntos, además de una de las más importantes, ya que en todo momento debemos tener en cuenta que su piel es muy delicada, y aunque tiene que estar perfectamente limpia, no conviene utilizar cualquier tipo de jabón o gel de baño, ni abusar de ello.

Elige siempre un jabón neutro para bebés, y no utilices mucha cantidad: un exceso de jabón o gel puede resecar su delicada piel. Asegúrate de aclararle perfectamente y de secarle por completo, para evitar que puedan aparecer irritaciones (especialmente en los plieguecitos de la piel). La piel húmeda es un foco de infecciones e irritaciones (o si no, ¡mira lo que ocurre con el culito!).

Durante sus primeros meses es recomendable utilizar una bañera específica para bebés, anatómica y antideslizante. Comprueba siempre la temperatura del agua antes de meterle: si no tienes un termómetro de bañera puedes hacerlo metiendo el codo en el agua. Y nunca, nunca le dejes solo en el baño, aunque pienses que el agua no cubre o sea sólo unos segundos. Esto es lo más importante.

Una vez bañado y bien sequito, hidrátale bien todo el cuerpo con una loción hidratante para bebés. ¡Estará siempre bien limpito y con la piel sana!



Descubre la revista

Lo que más inspira en CharHadas