Planes originales y sencillos.¡Toca divertirse barato con los niños!

Planes originales y sencillos.¡Toca divertirse barato con los niños!

Planes con niños. Ocio infantil Después de un largo puente, en el que seguro que muchas de vosotras habréis salido de vuestras ciudades, quizás a alguna casa rural con los niños...

Planes con niños. Ocio infantil


Después de un largo puente, en el que seguro que muchas de vosotras habréis salido de vuestras ciudades, quizás a alguna casa rural con los niños, o al monte o quién sabe…¿la playa?. El caso es que después de tanto movimiento, ahora tocan planes tranquilos para hacer con los peques de la casa. De esos en los que todos lo pasemos en grande y que no perjudiquen al bolsillo. Aquí os dejamos otra tanda de nuestro ¡divertirse barato!.



Una tarde de lo más dulce

Bajad a la tienda de chuches más cercana, coged una bolsa de plástico y llenadla con las gominolas que más os guste a vosotras y a vuestros hijos. Luego en casa, coged unos palillos o brochetas y empezad a insertad las chuches. ¿A quién le amarga un dulce? ¡A nadie! Y menos si antes hemos pasado un divertido rato en familia.


¡El mío vuela más!

Coged unos folios y fabricad vuestros aviones. Con lápices o rotuladores decoradlos. Dibujad el logo de una compañía, las ventanillas, algún que otro pasajero, y las puertas del avión. Una vez terminado, llega el momento de echarlo a volar. ¿Cuál llegará más lejos? ¿El de mamá? ¿El de papá? ¿El de los peques? ¡¡Ya nos contaréis!!


¡Singing in the rain!

Los días están un poco raros esta época del año. Ahora llueve, ahora hace sol…¡Mejor! En el momento en que deje de llover, calzaros las botas de agua y bajad corriendo a chapotear en los charcos. Los niños se lo pasarán bomba salta que te salta. De seguro luego tendréis que meter toda la ropa a la lavadora pero que os quiten lo bailado y lo bien que lo habréis pasado cantando bajo la lluvia.


¡Al agua patos!

Después de haber comido chuches, visto a los aviones volar y haber brincado sobre todos los charcos de nuestra calle, no hay nada mejor que un baño calentito ¡y con muchas burbujas!. Llenad la bañera con vuestros muñecos, sacad de paseo a los patitos y a disfrutar de un relajante baño. Echad sales de baño o mucho jabón para que la bañera se llene de burbujitas. Veréis que bien duermen luego los peques derrotados tras un día tan divertido.

Descubre la revista

Lo que más inspira en CharHadas