,

Dejar de fumar: más que nunca, durante el embarazo

Dejar de fumar: más que nunca, durante el embarazo

Todas sabemos que fumar es malo, no hay ni que decirlo. Pero fumar durante el embarazo es aún más peligroso, ya que expone al bebé a sustancias dañinas como la nicotina, el monó...

Todas sabemos que fumar es malo, no hay ni que decirlo. Pero fumar durante el embarazo es aún más peligroso, ya que expone al bebé a sustancias dañinas como la nicotina, el monóxido de carbono y otras toxinas que pueden afectar su desarrollo físico y cerebral, o, incluso, causarle la muerte. Dejar de fumar está en tu mano, ¡inténtalo!

El primero de los aspectos negativos de fumar durante el embarazo es que aumenta muchísimo el riesgo de sufrir un aborto durante el primer trimestre del embarazo: una fumadora tiene diez veces más propabilidades de abortar que una mujer que no fuma.

Se reduce el peso del bebé al nacer, un aspecto muy importante, ya que se asocia con enfermedades, posibles discapacidades e incluso la muerte del bebé. El tabaco también es causa de complicaciones durante el embarazo, como el embarazo extrauterino o ectópico, los abortos espontáneos, el desprendimiento de la placenta, los sangrados vaginales, y el parto prematuro.

Además, puede tener serias consecuencias a largo plazo: estudios recientes indican que los bebés de madres fumadoras tienen más probabilidades de sufrir dificultades en el aprendizaje, problemas de atención y trastornos de hiperactividad. También son más vulnerables a problemas respiratorios como el asma.

Por otra parte, algunos estudios apuntan a que los bebés de madres que han fumado durante el embarazo pueden experimentar un síndrome de abstinencia: pueden ser más nerviosos y difíciles de calmar. Existe también mayor riesgo de que los recién nacidos mueran a causa del síndrome de muerte súbita si sus madres han fumado durante el embarazo. ¿Crees que vale la pena seguir fumando? Conciénciate: tu bebé te lo agradecerá.

Descubre la revista

Lo que más inspira en CharHadas