,

Lactancia materna: las diez reglas para amamantar al bebé

Lactancia materna: las diez reglas para amamantar al bebé

Elige un lugar tranquilo y agradable para dar el pecho No te pongas a dar de mamar a tu bebé en cualquier lugar, ya que es algo muy importante: de ello depende tanto la nutrició...

Elige un lugar tranquilo y agradable para dar el pecho
No te pongas a dar de mamar a tu bebé en cualquier lugar, ya que es algo muy importante: de ello depende tanto la nutrición y la salud de tu bebé como su vínculo contigo. Evita los sitios muy ruidosos, los lugares públicos con mucha gente y posibles distracciones: elige un sitio tranquilo en el que los dos estéis a gusto y dedícale todo el tiempo. Si le hablas o le cantas, la experiencia será incluso más bonita para los dos.

Descansa todo lo que puedas
Todas sabemos que la lactancia es una época en la que la alimentación de tu bebé va a interferir en tu horario de sueño… pero descansar bien es muy importante para que todo vaya sobre ruedas. Saca ratitos a lo largo del día para echar un sueñecito, e intenta dormir la siesta entre las tomas de la tarde.

Cuida tu pecho
Cuidar el pecho, especialmente los pezones (que debes mantener siempre perfectamente hidratados y lubricados), es fundamental para una lactancia feliz y sin ningún tipo de dificultades, tanto para ti como para tu bebé. El cuidado de los pezones es indispensable para una lactancia sin complicaciones.

Sigue una dieta saludable
Durante la lactancia no es necesario seguir una dieta específica (a no ser que tu médico te diga lo contrario), pero es importante que sigas una dieta saludable, rica, equilibrada y variada. Ten en cuenta que hay algunos alimentos que cambian el sabor de la leche (como el ajo o los espárragos), y a algunos bebés no les gusta este cambio y rechazan el pecho. Si esto ocurriera, piensa qué has comido ese día y si es posible que se deba a eso.

Bebe al menos dos litros de agua al día
Los expertos aconsejan beber por lo menos ocho vasos de agua al día (en especial en épocas de calor). Que estés bien hidratada es muy importante, ya que tiene mucho que ver con la cantidad de leche que produzcas.

Reduce todo lo que puedas la cafeína
La cafeína del café, el té y los refrescos de cola pasa directamente a la leche materna, lo que puede producir en el bebé los mismos efectos que en ti, pero multiplicados: insomnio, irritabilidad, agitación… ¡Tenlo en cuenta!

Intenta no beber alcohol durante la lactancia
Aunque en menor proporción, está demostrado que el alcohol que ingiere la madre pasa hacia la leche y llega al bebé. Tomarte de vez en cuando una caña o una copita de vino no dañará al bebé ni tendrá efectos negativos sobre la producción de leche, pero ten en cuenta que los bebés que están expuestos con mucha frecuencia al alcohol tienen un desarrollo más lento y pueden desarrollar otro tipo de problemas.

No fumes durante la lactancia
La nicotina pasa a la leche materna, lo que puede provocarle al bebé falta de sueño y excitación (ya que es un estimulante). Por eso te recomendamos que en lo posible intentes no fumar durante la lactancia, y si te es imposible, no lo hagas, al menos, desde una hora antes de cada toma. Evita, además, fumar cerca del bebé o exponerle a concentraciones altas de humo (como en un bar o en una fiesta), ya que según parece los bebés expuestos al humo habitualmente son más propensos al síndrome de muerte súbita y a enfermedades respiratorias.

No tomes medicamentos sin consultar a tu médico
Antes de tomar cualquier medicamento recuérdale al médico que estás amamantando, y si tienes cualquier duda, consulta con tu pediatra. Prohibido automedicarse, especialmente ahora.

No tomes ningún tipo de droga
El consumo de drogas afecta tanto a tu bebé como a ti. Es importantísimo que no tomes ninguna droga durante el embarazo y la lactancia, ya que pasan directamente al bebé.

Descubre la revista

Lo que más inspira en CharHadas