,

La estimulación temprana del bebé

La estimulación temprana del bebé

El mero hecho de repetirle su nombre a nuestro bebé, o el incitarle a decir “mamá” y “papá” supone una estimulación de lo más favorecedora para su aprendizaje. A través de la re...

El mero hecho de repetirle su nombre a nuestro bebé, o el incitarle a decir “mamá” y “papá” supone una estimulación de lo más favorecedora para su aprendizaje. A través de la repetición no sólo de palabras, sino también de acciones o comportamientos, les estamos enseñando. Esto facilitará su desarrollo tanto mental como psicomotriz.

Es bueno que estas técnicas de estimulación comiencen a realizarse a edades tempranas. Es decir, siempre se dice que los idiomas o la música, por ejemplo, es mejor aprenderlos cuando los niños son pequeños ya que se retienen mejor los conocimientos. Lo mismo pasa con los bebés.

Lo primero es crear una dinámica de actividades con el bebé. Cuando son pequeños se recomienda realizar una tabla de ejercicios y masajes, creándoles diferentes estímulos a lo largo del cuerpo. A medida que van creciendo, se les añaden juegos, para que ellos mismos se involucren. Los libros de tela para niños son una buena opción; desde pequeños irán familiarizándose con ellos, jugando con ellos, reconociendo los colores, las palabras… los expertos aseguran además que leerles un cuento favorece su desarrollo mental e imaginativo.

Sin duda la estimulación temprana de los niños requiere tiempo. Hay que ser constante, pero los beneficios son indudables y es una buena forma de compartir tiempo juntos.

Descubre la revista

Lo que más inspira en CharHadas