,

Copenhague

Copenhague

Copenhague es una fabulosa ciudad para visitar en un puente corto o un fín de semana. Pasear por sus calles es una maravilla. Siendo la región poblada más grande de Escandinavia...

Copenhague es una fabulosa ciudad para visitar en un puente corto o un fín de semana. Pasear por sus calles es una maravilla. Siendo la región pobladamás grande de Escandinavia, la mayoría de la gente se mueve en bici, debido a la enorme conciencia ecológica que los daneses tienen por la naturaleza en general. La mayoría del turismo obligado se puede hacer andando, si uno tiene un poco de ganas de estirar las piernas de estar toda la semana en la oficina. Por eso, mete en la maleta un buen abrigo, un gorro y algun outfit muy cool, porque allí el personal va de punta en blanco para comprar el pan. Creerás que te has colado sin querer en Cibeles.

Alquílate una bici para ir a ver el Palacio Real y sigue hasta encontrar la Sirenita. (Aunque si vas próximamente lo que vas a encontrar es una foto y una pantalla de vídeo con imagenes a tiempo real de la Sirenita en China donde está siendo expuesta por una temporada). Pasea por su Little Amsterdam con pequeños canales y casas de colores. Aprovecha para hacer compras (maravillosas) en las numerosísimas tiendas que se entrecruzan con la principal de Stroget (en realidad la peor porque está llena de turistas). ¿Mi recomendación más ferviente? Kronpronsessengade, es una calle larga, en la que a izquierda y derechas encontrarás tiendas de diseñadores locales con verdaderas joyas.

Por la tarde tómate un café en uno de los pequeños Bistros que encontarás por el barrio Latino donde además encontarás numerosas tiendas vintage con objetos cuanto menos divertidos.

Por la noche tómate una copa en el Hotel Sankt Petri. Lugar de reunión para locales y extranjeros. Un mix muy curioso e interesante. Y para cenar...¡date prisa! La mayoría de los restaurantes cierran la cocina a partir de las diez de la noche. La comida local no está muy explotada así que es probable que acabes en un Sushi Place con una buena botella de vino francés. Enjoy.

Descubre la revista

Lo que más inspira en CharHadas