,

El secreto de una piel bonita

El secreto de una piel bonita

Limpieza del rostro día y noche, la clave de una piel joven. Ya nos lo decían nuestras abuelas y nuestras madres: “¡lávate siempre la cara antes de acostarte! ¡Desmaquíllate!”. ...

Limpieza del rostro día y noche, la clave de una piel joven.

Ya nos lo decían nuestras abuelas y nuestras madres: “¡lávate siempre la cara antes de acostarte! ¡Desmaquíllate!”. Y es que mantener la piel perfectamente limpia es la clave para que esté sana, y se mantenga joven y en perfecto estado durante más tiempo. Deja a un lado las excusas tipo “estoy muy cansada, esta noche no me desmaquillo” o “¡si no me he maquillado, no hace falta que me limpie la cara!”, y acostúmbrate a limpiar tu piel religiosamente cada mañana y cada noche, sin falta.

De esta forma, y aunque no te hayas maquillado, eliminarás todas las impurezas que se acumulan en el rostro a lo largo del día: polución, polvo, células muertas… y evitarás que los poros se ensucien, se engrasen y se dilaten. Además, prevendrás la aparición de granitos y puntos negros.

Dentro de los productos para la limpieza del rostro tienes opciones para todos los gustos: desde las prácticas toallitas (mejor utilizarlas sólo en ocasiones puntuales, como en viajes, ya que no limpian en profundidad), hasta las clásicas leches limpiadoras, pasando por las aguas micelares (perfectas incluso para las pieles más sensibles y reactivas) y las espumas o geles.

Si te gusta la limpieza al agua (con jabón, gel, crema o espuma), opta por un producto sin detergentes: evitarás que la piel se reseque y posibles irritaciones. Además, no olvides desmaquillar los ojos con un producto específico, ya que la piel del contorno es muy delicada y necesita cuidados extra.

Una cosa más: cuando te seques la cara no lo hagas restregando o frotando con una toalla, utiliza un paño de algodón y sécala con pequeños toquecitos.

Descubre la revista

Lo que más inspira en CharHadas