,

Escapadita a la infancia

Escapadita a la infancia

Como cuando niños, todavía podemos recordar viejos momentos. Una idea genial sería dedicar, al menos, un día entero a hacer locuras; ¿¿¿que tal fugarte de clase o escaquearte de...

Como cuando niños, todavía podemos recordar viejos momentos. Una idea genial sería dedicar, al menos, un día entero a hacer locuras; ¿¿¿que tal fugarte de clase o escaquearte del trabajo, echarte unos billares, comerte un buen helado o ese dulce que tanto te apetece y por la noche ir a la última sesión del cine??? Es muy bueno para aliviar el estrés. Experimentar no es malo, la monotonía lo es.

Publi
Descubre la revista

Lo que más inspira en CharHadas