TCN: Hadas vestidas de tul.

TCN: Hadas vestidas de tul.

Encontraras lencería fina, en tonos tostados, bañadores y biquinis, mucha ropa de punto muy comoda en tonos verdes apagados; pantalones anchos, trajes sueltos, vestidos y chaque...

Encontraras lencería fina, en tonos tostados, bañadores y biquinis, mucha ropa de punto muy comoda en tonos verdes apagados; pantalones anchos, trajes sueltos, vestidos y chaquetas ideales para ir a juego con tu niña.

Totón Comella nació en Arenys de Mar (Barcelona) en la década de los sesenta. De niña, Totón se familiarizó rapidamente con el oficio de su entorno más inmediato, volcado en el sector textil. En Saint Tropez, donde su familia tenía una tienda y donde ella pasaba sus vacaciones de verano, la futura diseñadora pasaba los días entre maniquíes, probadores y estanterías. A los diez años, Totón Comella dibujaba con rapidez figurines, patrones o estampados. Su talento natural le conduce a estudiar interiorismo e ingresar en Bellas Artes, ya que en esa época su deseo era el de dedicarse a la pintura y al interiorismo.

En 1984, un encuentro casual hace que Totón regrese al mundo de la moda. Uno de los líderes del sector textil retó a la diseñadora a que creara una revolucionaria colección de baño y ella apostó por un nuevo tejido, la lycra-algodón, inédita hasta entonces. Su decidida apuesta por un estilo libre y vanguardista para la ropa de baño no pasó desapercibida, y la propia diseñadora fue su mejor vendedora: con la colección en una maleta, viajó por toda España para comercializar sus diseños. El asombroso número de pedidos terminó por hacer que Totón Comella se tomara en serio esta nueva vocación, y nació la marca TCN en un piso de Barcelona.

Los elementos que definieron las primeras colecciones de baño, la comodidad y la sencillez, caracterizan todavía sus prendas. En TCN, la fórmula de la comodidad va de la mano de los tejidos de primera calidad, las formas sencillas pero novedosas, los colores frescos y divertidos y el concepto moda. Porque Totón Comella siempre quiso que TCN fuera una marca de tendencia.

En 1991 Totón Comella consigue por primera vez que la ropa de baño logre una categoría propia dentro de los desfiles del Salón Gaudí de Barcelona, presentando una colección anual. Y lo consigue bajo la marca TCN. Un año después, pensando en una mujer de espíritu muy joven, Totón Comella estrena una nueva línea de baño denominada Choff.

Con la comodidad y la sencillez como claves de su éxito, Totón Comella se introduce en 1995 en el mundo íntimo de la mujer, con una línea de corsetería, lencería y homewear que apuesta por lo natural, el glamour y la sensualidad. En el año 2000, TCN dio el salto de la ropa interior a la de calle, bajo la marca TCN-bis, con propuestas que rápidamente despertaron la atención de la prensa y de los compradores. La clave: el confort de la moda íntima, pensada para dormir y andar por casa, pero con licencia para pisar la calle. Totón Comella fue una de las impulsoras de la tendencia lencera, una propuesta para vestir que toma como punto de partida la comodidad y la seducción de la ropa interior. La frontera entre día y noche, entre la cama y la calle, es casi inexistente en algunas de sus colecciones.

Después de haber sido galardonada con prestigiosos premios (entre los que destacan dos Premios Laos de publicidad o el de creatividad otorgado por la FIDEM) y de colaborar en las colecciones de baño de prestigiosas marcas, como Armand Bassi, Victorio & Lucchino, Pepe Jeans o Prenatal, Totón Comella se lanzó en 2001 a un nuevo reto: abrir sus tiendas TCN. En marzo de 2001 inauguró en Barcelona la primera tienda TCN, en la calle Mestre Nicolau, 12. La tienda supuso un desafío, ya que, además de sus 200 metros de tienda dedicados a la venta al público, habilita una zona de más de 300 metros para que funcione como showroom. En 2002 abre la segunda tienda TCN en Girona, en la céntrica calle Migdia, con más de 150 metros dedicados exclusivamente a todas las colecciones TCN



http://www.tcn.es

Publi
Descubre la revista

Lo que más inspira en CharHadas